El itinerario de la arquitectura del granito  consiste en varias paradas que muestran edificios que pertenecen a este tipo de arquitectura, que se caracteriza por su uso del granito como elemento constructivo principal. En las paradas veréis los rasgos de esta corriente arquitectónica y su importancia en el contexto andorrano.

 

Este estilo, que surgió a principios de los años 30 y se extendió hasta los años 60, supuso un cambio en las técnicas de construcción, ya que se pasó de la casa hecha de piedra y posteriormente enlucida (únicamente las casas fuertes) a la casa cuya piedra (el granito) adquiere un papel protagonista: se deja a la vista y se convierte en un elemento decorativo. La arquitectura del granito en Andorra recibió la influencia del novecentismo catalán, corriente que en Cataluña tomó el relevo del modernismo, y es un testimonio clave de los procesos de transformación económica, social y urbanística que afectaron a Andorra a mediados del siglo XX.

Este tipo de arquitectura se caracteriza por su uso de sillares de granito trabajados en el revestimiento de las fachadas, sobre todo de la principal, utilizando unos elementos decorativos y una organización formal característicos de la influencia del novecentismo. El modelo arquitectónico se aplica en hoteles, casas plurifamiliares, chalets, instalaciones industriales, escuelas, edificios de servicios, edificios institucionales (casas de los quarts – división administrativa tradicional), fuentes, puentes y muros de carretera.

 

La expansión de la arquitectura del granito no habría sido posible sin la concesión del Consell General para construir la central hidroeléctrica de Fhasa (la actual FEDA) y la red de carreteras. Las obras, sobre todo las de la central, requirieron la dirección de ingenieros suizos y alemanes que introdujeron su modelo de construcción e influenciaron a los ingenieros que trabajaban en la obra, como Joan Vehils y Àlvar Menéndez. También llegaron muchos trabajadores, como picapedreros de Galicia y de Andalucía, conocedores de las técnicas de la talla del granito. Algunos de ellos se quedaron en Andorra, y más tarde llegaron otros gracias a la expansión urbanística del país. Además, muchos andorranos habían tenido que emigrar para conseguir trabajo, por ejemplo, en la construcción, y regresaron al país con amplios conocimientos de nuevas técnicas, como es el caso del Pujol de Sant Julià de Lòria, del Jovellà de Sispony y del Barbet de la Cortinada.

 

Aunque esta corriente es conocida como arquitectura del granito, geológicamente hablando la roca utilizada es la granodiorita, una roca ígnea plutónica compuesta de cuarzo (granos grises), feldespato alcalino y plagioclasas (granos blancos) y biotita (granos negros). Se cree que la granodiorita que aflora en Andorra se formó hace unos 305 millones de años a una temperatura de emplazamiento de 550 grados centígrados y a una presión de alrededor 2.5 kb. El desarrollo de la arquitectura del granito en Andorra se debe, entre otros factores, a la disponibilidad de esta roca. Varias pedreras abastecían a los picapedreros de granodiorita; la más importante fue la de Santa Coloma.

La arquitectura del granito se caracteriza por su uso de sillares de granito. El granito no se coloca sin tallar como se hacía antiguamente, sino que se le daba una forma determinada y pasaba a ser un elemento decorativo de toda la fachada o de esquinas y aperturas. Los sillares de granito se tallan en forma de cuadrado, de rectángulo, de rombo o de nido de abeja (el más característico y representativo).

 

La arquitectura del granito se expande a ambos lados de los Pirineos: a la Seu d’Urgell, a Ax-les-Thèrmes, Núria y la Molina, pero es en Andorra donde se encuentra su máximo exponente. Este tipo de arquitectura es un reflejo de las transformaciones sociales y económicas que vivió el Principado a partir de los años 30 al pasar de ser una sociedad esencialmente rural a convertirse en otra más urbana.

La situación sociopolítica de Cataluña a partir de los años 30 llevó a varios arquitectos catalanes a trabajar en Andorra, donde dejaron su huella en la arquitectura del granito. Entre éstos destacan Celestí Gusí, Josep Puig i Cadafalch (la casa Lacruz de Escaldes-Engordany), Adolf Florensa y el andorrano Xavier Pla, formado en Cataluña.

El novecentismo se vuelve rural en Andorra, y el granito se utiliza como material de base para crear un estilo “de montaña”, pese a romper con las formas de edificación tradicionales. En este estilo arquitectónico, el granito no se utiliza únicamente como un simple material de construcción, sino que también adquiere una clara finalidad decorativa. El granito sirve para dibujar en la fachada formas y elementos decorativos que le han de conferir personalidad, buscando siempre la simetría. La construcción se racionaliza, comienzan a dibujarse los primeros planos y el antiguo maestro de obras cede su lugar al arquitecto y al contratista de obras.

A principios de siglo XX, se desarrolló un tipo de turismo de élite amante de la naturaleza y de las aguas termales. Alrededor de este nuevo turismo se crean en Andorra los primeros balnearios y hoteles de lujo destinados a complacer los exquisitos gustos de los visitantes novecentistas. Destacan entre ellos el Hotel Valira (Escaldes-Engordany) diseñado por Celestí Gusí, seguidor de Puig i Cadafalch, y el majestuoso Hotel Rosaleda de Encamp, diseñado por Adolf Florensa. También se construyen edificios con otros usos, como la central hidroeléctrica de FHASA (la actual FEDA), la emisora de Radio Andorra (Encamp) y escuelas como el antiguo Colegio Meritxell (Escaldes-Engordany).

Elementos del itinerario

Hotel Isard

El Hotel de l’Isard, ubicado en el número 34 de la avenida Meritxell, se construyó entre las décadas de los 40 y 50. Sus muros son de granito, la cubierta de madera y pizarra, y las aperturas de madera, hierro, cemento y cristal. En el momento de su construcción, ya había sido concebido como un establecimiento hotelero. Entre las reformas que se le han hecho con el tiempo están la decoración con baldosas de mármol de la planta baja y la gran vidriera de la cafetería restaurante.

Es un edificio de planta rectangular que consta de planta baja, tres plantas y una cuarta planta bajo cubierta. La fachada principal da a la avenida Meritxell. La planta baja tiene dos puertas de acceso y la fachada está decorada con baldosas de mármol, mientras que el resto de la fachada tiene la piedra a la vista. Las tres plantas tienen el mismo número de aperturas, con dos balcones de obra con balaustrada de hierro y dos puertas de acceso, y dos ventanas entre los balcones. En el cuarto piso hay cuatro ventanas. Todas las aperturas están enmarcadas con piedras alineadas. El aparejo del muro es irregular, salvo en los sillares de los ángulos y en los marcos de las aperturas. La cubierta es a dos aguas.

Casa Cassany / Hotel Bellavista

La casa Cassany u Hotel Bellavista, también conocido como el edificio que acogió los cines Modern, se encuentra en el número 26 de la avenida Meritxell. Del edificio original, construido entre 1938 y 1940, sólo se conserva la fachada de granito, un buen ejemplo de la simetría que se buscaba en la arquitectura del granito. El edificio quedó en desuso en los años 90 y se derribó en el año 2004, pero se volvió a levantar más tarde con la fachada principal original.

Hacia los años 30, Enric Cassany Grau, primer propietario del Hotel Bellavista, compró el terreno a la familia Guillemó. El 6 de julio de 1938, Cassany obtuvo la autorización del Quart (administración local tradicional) de Andorra la Vella para tallar la madera necesaria para construir el edificio. El constructor del Hotel Bellavista fue Joan Pujal, de Sant Julià de Lòria, conocido como Pageset (“campesinito”). Una de las primeras instalaciones con las que contó el edificio fue el cine, que empezó a funcionar en los años 40 y fue el antecesor del cine que estuvo durante años en la parte posterior (Cinemes Modern).

 

El 7 de marzo de 1940, el propietario recibió la autorización del Quart de Andorra y, un poco más tarde, del Consell General, para obtener una segunda partida de madera, destinada a la continuación de la obra, que terminó ese mismo año o bien el siguiente.

 

Se trata de un edificio de planta cuadrangular con planta baja y tres pisos. La fachada principal da a la avenida Meritxell y es la más estilizada. En su origen, la planta baja contenía el restaurante, la recepción y la cocina del hotel. Durante bastantes años también acogió una tienda de juguetes. En los otros pisos se hallaban las habitaciones, que desaparecieron con la reforma que convirtió el edificio en salas de cine, y del edificio original sólo queda la fachada principal. La planta baja contiene un restaurante.

La composición de la fachada principal, orientada hacia el norte, es totalmente simétrica. En la planta baja hay cuatro arcos de medio punto, dos centrales de gran amplitud flanqueados por dos más pequeños. Los tres pisos tienen balconadas largas con cuatro ventanas balconeras. En el primer piso y en el segundo, las aperturas centrales son con arco de medio punto y las laterales con dintel plano. En el tercer piso, la relación es inversa; la cubierta, de madera y pizarra, está dispuesta a tres aguas.

La fachada es muy representativa de la arquitectura del granito, propia de los años 30 a 60, y caracterizada por el uso de granito en la construcción de los muros exteriores, utilizando sillares bien tallados en los ángulos y alrededor de las aperturas, y por el uso frecuente de arcos de medio punto en las puertas y ventanas, o por la disposición regular del paramento en forma de nido de abeja, aunque en este caso es bastante irregular.

La sala de cine Modern abrió en 1942, y durante décadas gestionó varias salas del Principado. En julio de 2005, tras dos temporadas cerrado por reformas, el Modern volvió a abrir como multisala de última generación con 850 butacas. No obstante, la empresa cerró sus puertas el 3 de abril de 2011.

Casa Massip-Dolsa

La casa Massip-Dolsa es un edificio plurifamiliar entre medianeras, construido por encargo del señor Lluís Massip Roca en el número 22 de la avenida Meritxell. El arquitecto Xavier Pla, de Escaldes-Engordany, se encargó del proyecto, que se llevó a cabo en dos fases: la primera se inició en 1938 y la segunda en 1949.

 

Se trata de un edificio de planta aproximadamente cuadrangular, con una pequeña deformación en el lado este. Estructuralmente, consta de planta baja, destinada a locales comerciales, y de cinco pisos que originalmente se usaban como viviendas y que ahora están habilitadas como despachos (únicamente se conservan cuatro o cinco viviendas). La cubierta, de madera y pizarra, presenta una vertiente interrumpida por la presencia de tres lumbreras con cubierta a dos aguas.

La fachada principal, orientada hacia el norte, presenta una composición totalmente simétrica y es la más estilizada. Está totalmente recubierta con piedra de granito en forma de polígono irregular, a excepción de la planta baja y del primer piso (cuyos sillares son más regulares y cuyo paramento está colocado a soga y formando hileras). En cuanto a los elementos de carácter ornamental, cabe mencionar las molduras en forma de caballete, ubicadas entre la planta baja y el primer piso, y entre éste último y el segundo, así como la imposta aguantada por modillones del último piso. Las aperturas del primer piso y del último son ventanas, y el resto de pisos presentan dos ventanas flanqueadas por un balcón a cada lado. Casi todas tienen dintel rectangular, a excepción de las de la planta baja, que presentan arcos carpaneles muy rebajados y arcos de medio punto. En la piedra clave del arco ubicado sobre la puerta de entrada consta la fecha 1948.

La casa Massip-Dolsa se caracteriza por su verticalidad y su aspecto cosmopolita, convirtiéndose así en una muestra de la evolución urbanística de Andorra y en un ejemplo relevante de la arquitectura del granito, propia de los edificios construidos entre los años 30 y 60, tanto por sus características arquitectónicas como formales.

 

Los rasgos que definen este estilo son el uso del granito en los muros exteriores y de sillares bien tallados en los ángulos y alrededor de las aperturas, así como el uso habitual de arcos de medio punto en las puertas y ventanas.

Casa Nyerro

La casa Nyerro, construida aproximadamente hacia 1930, está ubicada en número 11 del antiguo Carrer Major, y forma parte del entorno de protección cautelar de la Casa de la Vall y de la iglesia de Sant Esteve. El uso original del edificio era el de casa solariega, y aún se mantiene como vivienda particular. Sus materiales de construcción son los siguientes: muros de piedra, cubierta de madera y pizarra, revestimiento de piedra a la vista (antiguamente, un enlucido) y cierres de madera y cristal.

 

La casa solariega es de planta cuadrangular estructurada en tres crujías, y se compone de planta baja, dos pisos y una planta bajo cubierta. La cubierta es a dos aguas orientadas hacia poniente y levante, con la cumbrera perpendicular a la fachada; el alero sobresale por encima de la fachada oeste, apoyado por tres jabalcones.

La fachada principal está orientada hacia el oeste, de cara a la calle; en la planta baja se abren dos grandes ventanas; en el primer piso, tres balcones de alféizar con barandilla de hierro y puerta balconera de madera y cristal. En el segundo piso, vemos una balconada corta, con base de hormigón y barandilla de hierro, flanqueada por dos ventanas grandes, con cierres de madera y cristal; y, a la altura del desván, vemos tres ventanas medianas cerradas con postigos de madera.

La fachada norte da al Carrer Major. En la planta baja se halla la puerta de entrada junto a dos puertas más, vidriadas, y las tres tienen un arco de descarga sobre el dintel; en los dos pisos superiores hay un balcón de alféizar y una ventana doble con partición central de obra. La parte baja de la fachada este tiene una pared medianera con la era del desván y bajo la cubierta se abre una ventana mediana. El muro sur es ciego y por la parte baja va contra edificaciones anexas de la era. Todos los dinteles son planos y tienen un falso dintel de madera, fijado con clavos, y sobre cada dintel hay dos hileras de losas pequeñas. El paramento es de piedra a la vista, pero antes se trataba de un enlucido.

A principios de siglo XX, la casa Nyerro era muy distinta: era más alta, con una planta baja, tres pisos y desván. La cubierta era a tres aguas. Estaba enlucida y tenía molduras entre planta y planta y bajo el alero de la cubierta. Tenía una hilera de balcones de alféizar en cada uno de los tres pisos de la fachada oeste y una serie de óculos cuadrangulares bajo el alero de la cubierta. El estilo corresponde a las construcciones de influencia catalana del último cuarto de siglo XIX. Poco antes de 1930 se la transformó para darle el aspecto que conserva hoy en día, pese a que se llevaron a cabo dos intervenciones: se ha retirado el enlucido de las dos fachadas, se ha cambiado la madera de las aperturas, se han añadido falsos dinteles y se ha reformado el interior.

 

Los nyerros eran miembros de uno de los dos bandos en los que estaba dividida la nobleza catalana a finales de siglo XVI y principios del XVII. El bando rival eran los cadells, con los que mantenían una lucha constante. Se dice que los nyerros defendían los derechos de los señores, mientras que los cadells eran partidarios de los derechos de campesinos y ciudadanos.

Plaza Guillemó

La plaza Guillemó, conocida como la plaça de les Arcades, fue concebida por Bartomeu Rebés Duran (1910-1997), propietario de los terrenos. De formación delineante, Rebés definió el primer ejemplo urbanístico destacado de Andorra la Vella, incluido en la arquitectura del granito. Se limitó la altura del perímetro, construido mediante un gálibo de 40 grados, se definió un perímetro de soportales en la planta baja y se dio la posibilidad de construir tribunas en las fachadas. En 1961, el arquitecto catalán Jordi Masgrau Boschmonar (1928-2015) empezó a dar forma al conjunto con la construcción del primer edificio con un paso cubierto.

La plaza es un ejemplo primigenio de plan urbanístico. Define un espacio público rodeado por una serie de edificios de propiedades y arquitecturas varias que comparten una altura reguladora, ciertos materiales y, principalmente, porches en la planta baja delimitados por los arcos que la caracterizan. Entre las casas de granito de la plaza se hallan casa Serola y el antiguo Hotel Les Arcades.

Chalet casa Arajol

El chalet plurifamiliar Arajol, ubicado en el cruce de la calle mossèn Tremosa con la calle de les Canals, que fue construido entre 1950 y 1953 por Salvador Muntanya y Àngel Sansa. El picapedrero fue Manuel Rozados, de origen gallego y establecido en Andorra, y el granito utilizado en la construcción provenía del robledo de la Solana de Andorra la Vella. Pese a que durante un tiempo se alquiló uno de los dos pisos (hay una entrada independiente por una escalera ubicada en la parte posterior de la casa), el chalet se utiliza como vivienda única.

 

El chalet de la familia Arajol es un edificio de planta rectangular, de tres crujías con semisótano, planta baja, primer piso y buhardilla. Se construyó sobre una plataforma para anivelar el terreno; el resto de la plataforma se utiliza para el jardín.

El semisótano está ocupado por locales comerciales y las dos plantas restantes son para la vivienda. La planta de bajo la cubierta está abierta al exterior por una torreta central y unas mansardas. La entrada principal está protegida por un porche que, por encima, corresponde a la terraza de la habitación principal de la casa.

Los tejados están centrados por una pequeña torre central cubierta a cuatro aguas. El paramento es irregular salvo en los ángulos y en los marcos de las aperturas, cuyos sillares son regulares. Las ventanas son en forma de ajimez.

La cubierta de la izquierda tiene una buhardilla capuchina. Todas las aperturas presentan dintel plano de piedra, salvo la de la izquierda de la planta baja, que es un gran arco de medio punto. Los dinteles, montantes y ángulos están dispuestos con piedras de granito en hileras, mientras que el resto de la fachada tiene forma de nido de abeja. Los muros están hechos de ladrillo, cemento y granito; las cubiertas de pizarra y los suelos de baldosas.

 

La casa Arajol fue uno de los primeros edificios de tipo chalet construidos en Andorra, rompiendo con las tendencias de la arquitectura tradicional.

Casa Felipó

Ubicada en el número 9 de la avenida Meritxell, la casa Felipó es un edificio de 1948,  proyectado por el arquitecto barcelonés Agustí Borrell Sensat (1910-1970) y construido bajo la dirección de Josep Mariné Mèlich, de Escaldes-Engordany.

Es un edificio de planta rectangular, ubicado entre medianeras, que consta de una planta baja, un entresuelo y ocho plantas más, casa una de ellas de aproximadamente 2,80 metros de altura, salvo por la séptima, que mide 2,10 metros.

 

La cubierta se compone y se ve determinada por un juego de una y dos vertientes ubicadas a niveles distintos. Los aleros sobresalen en la fachada principal, orientada al sur, para proteger el gran número de aperturas que presenta. Éstas se distribuyen de manera simétrica, como es habitual en los edificios de granito, y hay que destacar las dos tribunas semicirculares y con columnata, ubicadas entre el segundo piso y el quinto, que flanquean el cuerpo central. Las tribunas están coronadas por un balcón con barandilla de granito y se unen en la segunda planta y en la sexta por medio de dos balconadas. El cuerpo central, más alto que los laterales, presenta dos ventanas con dintel regular en cada planta entre el segundo piso y el cuarto, y una galería con ajimeces con arcos de medio punto y una balconada a cada lado en la sexta planta, que ponen de manifiesto el gusto por el uso de elementos característicos de estilos anteriores, como el románico.

En el ángulo noreste del edificio se alza una torre de planta circular provista de una hilera de ventanas con arco de medio punto dovelado y una cubierta cónica.

El aparejo del muro hace uso de la piedra de granito en su versión de nido de abeja hasta la última planta, donde se descabeza de tal manera que se hace irregular en una composición totalmente simétrica de la fachada. 

Este edificio, construido en varias etapas, causó un impacto importante en la arquitectura del momento por su verticalidad y su fisonomía cosmopolita, así como por la introducción de un elemento nuevo: el ascensor.

La casa Felipó es, por lo tanto, un ejemplo relevante de la corriente de la arquitectura del granito de Andorra por sus cualidades arquitectónicas y formales.

Casa Isern

La casa Isern ocupa una de las esquinas de la plaza Guillemó, junto a La Llacuna. Los bajos han acogido varios locales de restauración, desde el mítico Bar Restaurante Els Cargols hasta el actual Cal Sinquede. El resto del edificio está destinado a viviendas. No se conoce la fecha exacta de su construcción, pero forma parte de la arquitectura urbana de la segunda mitad de siglo XX.

 

Los muros del edificio están enlucidos con cemento, salvo los de la planta baja, que están revestidos de bloques de granito. Las aperturas están hechas de hierro, granito, madera y cristal, y la cubierta está hecha de madera y pizarra.

El edificio, de planta trapezoidal, se encuentra entre medianeras. Estructuralmente, consta de planta baja, tres pisos y desván. Sobre la cubierta, aparentemente planta, hay varias lumbreras capuchinas (se ven tres en el lado sureste y dos en el lado suroeste).

Una parte de la casa está construida sobre pilares, con arcadas y bóveda. En la arista que forman las dos fachadas libres se halla una tribuna de cuatro plantas, con ventanas en todos los lados y con canto redondeado. También presenta muchas aperturas en todas las fachadas libres, que adoptan una distribución simétrica. Los accesos al edificio se hallan en el lado suroeste.

Edificio Xavier Maestre

El edificio Xavier Maestre está ubicado en el ángulo que separa las plazas Príncep Benlloch y Rebés. La construcción del edificio se inició en 1935. El promotor, Xavier Maestre, utilizó el granito extraído de la pedrera de Santa Coloma. A finales de los años 30, con el primer piso (de una altura de cuatro metros) ya construido, se le añadió un tejado provisional y se alquiló como bar, que fue administrado por la familia Minoves. El edificio definitivo no se construyó hasta finales de los años 40. Xavier Maestre, impulsor del edificio, muró el mismo día en que se izó la bandera.

 

El edificio funcionó como centro hospitalario entre los años 50 y mediados de los 70, con la apertura de la clínica Vilanova, la primera del país. Los bajos del edificio han acogido el Bar Minoves, el emblemático Trèvol y, actualmente, un restaurante. Los tres pisos restantes contienen oficinas.

Las tres primeras plantas están totalmente construidas con paramento de granito, dispuesto en forma de nido de abeja en la planta baja y en hileras rectangulares en el primer y el segundo piso. El último piso está casi totalmente recubierto de madera y sólo deja ver el granito de las ventanas. La cubierta, de madera y pizarra, está dispuesta a cuatro aguas y contiene algunas lumbreras capuchinas.

En la planta baja, las aperturas tienen dinteles en arco de medio punto, mientras que en los pisos superiores las ventanas están cerradas por dinteles rectangulares, sobre los cuales hay sobrearcos que imitan arcos de descarga (aunque, en este caso, su función es decorativa y no de soporte).

El interior fue reformado y rehabilitado en el año 2010, y las principales actuaciones se centraron en el tejado y la fachada principal con un proyecto de embellecimiento. El edificio Xavier Maestre es un ejemplo muy destacado de la arquitectura del granito por tener cuatro las cuatro fachadas independientes en pleno centro urbano.

Casa Serola

Cal Serola es uno de los edificios de la plaza Guillemó, ubicado en el número 6, donde se encuentra la compañía de seguros Axa Patrimoine, y hace esquina con la calle Doctor Nequi. La casa solariega de cal Serola se ubicaba en la calle empedrada de Tobira. La casa de la plaza Guillemó se construyó en los años 50-60, en un principio para viviendas, aunque en la actualidad es un inmueble de oficinas.

 

El edificio está revestido con piedra de granito y las tribunas están enlucidas con cemento. Las aperturas son de ladrillo, hierro, cristal y aluminio, y la cubierta es de madera y pizarra. El edificio es de planta aproximadamente rectangular y se ubica entre medianeras, construido parcialmente sobre un soportal. Estructuralmente, consta de planta baja y cuatro pisos con cubierta a tres aguas. Tanto la fachada noreste como la fachada noroeste presentan varias aperturas que van del segundo al cuarto piso. Una balconada, en el primer piso, recorre ambas fachadas y a cada lado se hallan tres ventanas con balcón. El edificio presenta grandes similitudes en su construcción con el antiguo Hotel Les Arcades (es probable que fueran obra del mismo arquitecto y se construyeron en el mismo momento). El edificio que contenía el hotel está ubicado justo enfrente de casa Serola, y también hace esquina con la calle Doctor Nequi.

La fachada de granito es mayoritariamente en forma de nido de abeja, mientras que en las esquinas el granito está colocado mediante sillares simétricos, perfectamente tallados y alineados.

Vista de la fachada principal del Hotel Isard
Vista general del Hotel Isard
Detalle de uno de los balcones de la casa Nyerro con el motivo de un jarrón
Vista general de la fachada de la casa Cassany

El edificio sufrió una remodelación muy importante para transformarse en los Cines Modern, sólo se conservó la fachada original integrada en el nuevo edificio.

Vista de la fachada principal de la Casa Nyerro
Vista general de la fachada de la casa Cassany
Casa Massip-Dolsa

Casa Massip-Dolsa

Detalle del granito de las ventanas de la casa Isern
Fotografia de archivo de la casa Feli`´pó

ANA/ FP_18819

Detalle de la fachada de la casa Felipó
Visual de la ultima planta de la casa Isern
Fachada principal de la casa Nyerro

El edificio había acogido la antigua Veguería Francesa y actualmente forma parte de unos grandes almacenes.

Detalle de la fachada de la Casa Nyerro
Detalle de la fachada de la casa Isern
Vista general de la casa Felipó

La visita es libre, ya que se trata de observar desde la calle.

www.roquesalcarrer.ad

 

Oficina de Turismo de Andorra la Vella

Plaza de la Rotonda, s/n

AD500 Andorra la Vella

Tel.: (00 376) 750 100

info@oficinaturisme.ad

www.turismeandorralavella.com